lunes, 24 de octubre de 2016

El último guateque.





Y sonó aquel baile lento...;
mi corazón aún latía
y lo que yo, en verdad, sentía
era amor y desconcierto...

Y mirándola a los ojos,
absorto, yo contemplaba
como unos luceros bellos
el corazón me robaban.

Bailando juntos, tan cerca,
en la bella casería,
sentí volar a mi alma,
juntas la suya y la mía

Y queriendo pronunciar
unas palabras de amor,
con la mirada en sus ojos,
sentí tan bella emoción.

Sonando música bella,
mi alma un candor sentía
y su mano yo cogía,
acercándome hacia ella...


Y el último baile fue,
acabándose el verano;
y no pude olvidar jamás
su rostro grácil, ...soñado.



Doncel






No hay comentarios:

Publicar un comentario