sábado, 21 de noviembre de 2015

Tarde de otoño








Entre hileras de álamos dorados,
la tarde nos inunda con su oro;
¡la tarde es de espléndida bonanza!,
una bella acuarela en el otoño.


Siluetas bellas;
dorada tarde:
siluetas de hojas,
como un  alarde...

Hileras de álamos,
senda dorada:
afable luz,
nos embriaga.

El sol que cae,
impregna de oro
el aire tibio
del bello otoño.

Azul purísimo
cubre la tarde;
naranja y oro,
los bellos árboles.

¡Sol de la tarde
que está cayendo!;
momento mágico,
cuando me acerco...


¡Tarde dorada!,
luciente hora;
cuando yo paso
tu luz me arroba...





Doncel






No hay comentarios:

Publicar un comentario