lunes, 10 de noviembre de 2014

LA VENTANA


En el recuerdo del jardín de mi abuelo...


Y en la tarde vieja,
dorada, silente,
la ventana se abre,
libera mi mente;
la fuente, la alberca,
el banco de piedra...,
hienden en la tarde
que, suave, se aleja.
Los cantos de aves,
al aire, candentes,
suenan en el patio,
la calma se siente.
Y en nubes rosadas,
- sones de campanas -,
alegres, lucientes,
la tarde ya cae,
y sueña mi mente.
(La ventana abierta,
espera al Oriente...)
Pedro Pablo Vico

4 comentarios:

  1. Precioso!... Es tan expresiva, tan real, que me pareció estar asomada a esa ventana. Te felicito amigo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias querida Mª Ingrid¡ Son recuerdos de la añorada infancias...

    ResponderEliminar
  3. Aparte de ser una ventana real, es a la vez una ventana mágica, porque a través de ella, se ve, se intuye cómo miras al pasado y evocas esos tiempos ya lejano, pero imposibles de olvidar. Excelente poema, amigo Pedro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Los sueños del pasado...¡tan bellos¡¡Muchas gracias , amigo Gregorio¡

    ResponderEliminar