lunes, 27 de enero de 2014

POR LOS CERROS DE ÚBEDA...










¡El árbol que nace de la vida¡
La luz que inunda el panorama.
El farol  que no necesita llama,
en la bella aurora que escandila...

 

Entre la bruma y los montes,
el camino que se adentra
en ese gran mar de olivos
y sube por la ladera
hacia los Cerros de Úbeda,
donde la ciudad se asienta.
¡Úbeda, reina, en la cima,
de la Historia es estrella.
Úbeda, la recatada,
al mirarla, nos deleita...
 
Por esos Cerros altivos,
que Alvar Fáñez  anduviera,
en busca de los amoríos
con una ubedí  tan bella...
 
 
 
 
DONCEL
 
MIEMBRO DEL BLOG  L'ALBADA
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

1 comentario:

  1. Sensibles versos, Pedro. Llenos de añoranza de esa tierra de olivares, que mirados desde arriba, parecen azules mares.

    Saludos.

    ResponderEliminar