viernes, 20 de septiembre de 2013

AL ABUELO








Cabeza de sien nevada,
de  mirada profunda y ausente,
manos de temblor herbóreo,
hombre hecho historia presente.
Caminar de pasos cadentes,
narrador de viejas heridas,
cuna, plaza,jardín,
celador de nuevas vidas.
¡Dime abuelo¡
Quién al pasar por tu lado,
nunca envistió una sonrisa,
y quién al tenerte muy cerca
no oyó la fuente de vida
que sirvió de abrevadero
a esta juventud que admiras.
y quién cuando en la plácida tarde
sobre un velador dormías,
no dijo al ver tu semblante,
¡silencio que duerme la vida¡





ANTONIO HIDALGO

PROFESOR DE LA FARGA

2 comentarios:

  1. ¡¡Bellísimo y enternecedor romance al abuelo¡¡ Felicidades poeta¡ Encantados de tenerte en el Blog ¡

    ResponderEliminar