lunes, 22 de abril de 2013

La alameda del amor











Entre las hojas del color del cobre
los rayos ambarinos,
forman fuentes de luz sobre el camino
por donde los espíritus nacientes
beben éter, que cae de los torrentes,
pintando con colores ambarinos
las sombras cobijadas bajo el puente.
Mimetizados entre la espesura
los ruiseñores, viendo esta hermosura
se emborrachan de amor, y la alameda
es una sinfonía de primavera
de colores, de luz , de amor, de trinos.
Dos amantes sin tiempo 
enredan sus miradas en el viento,
entrelazan los labios y del rito
ancestral repetitivo,
aquello que está muerto nace vivo,
aquello que está vivo se recrea,
y la luz, tamizada, se marea
aita de borrachera glamurosa.
El bosque se perfuma con las rosas
que suspiran aromas sin mesura.
Y la verada, que antes era oscura,
es un canto de amor, todo belleza,
transformando en jardines la maleza
reventando las almas de ternura...
¡ Es la cordura de la Naturaleza!



 

          MANUEL PABLOS

PROFESOR DE LA FARGA



2 comentarios:

  1. Este tío es un gran poeta. A mi me gustaría ser como él.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me lo parece.¿Lo conoces?

    ResponderEliminar